>> haidecosta


5 cosas que ayudan a superar los días tristes

Todos tenemos días buenos y días malos, días en los que lo mandarías todo al traste y otros en que crees que todo está bien, que todo sale tal cual querrías que saliera y que las cosas van adelante.

Ayer era uno de los malos, y la verdad es que tengo días así últimamente, varios. Supongo que es por la incertidumbre del cambio, por los baches en el camino, no ver siempre un objetivo claro, a veces la soledad (muchas veces buscada) o hasta demasiada tensión positiva por demasiado tiempo.

Hay tipos de personas diferentes, aquellas que viven las emociones desde la estabilidad y parece que nada les afecte, cualidad muy positiva desde algunos puntos de vista, pues evitas sobresaltos y tristezas profundas. Otras, entre las que me incluyo, que vivimos intensamente todos los sentimientos, sean buenos o malos. Cuando aparece la alegría, parece que no tiene fin y que te vas a comer el mundo, cuando por lo contrario tienes un día bajo, parece que éste se acabe y que no te recuperarás nunca de tanta tristeza.

Personalmente, esos días malos, pienso que son el precio que hay que pagar para poder disfrutar intensamente de los días buenos.

También se extraen cosas buenas de esos momentos tristes: son creativos, de intimida personal, de descubrimiento de uno mismo, son momentos para la reflexión y el renacimiento, porque sin ellos no podemos disfrutar de los momentos buenos. Por eso los momentos malos hay que disfrutarlos también, son necesarios a veces para hacer un pequeño alto en el camino y recuperar la fuerza necesaria para reanudar la carrera y dejarte llevar hacia adelante. Porque la vida sería muy monótona si solamente tuviéramos momentos buenos.

En días así, intento hacer algo de deporte, reflexionar y redefinir mis objetivos.  Eso me ayuda a estar mejor conmigo misma y a centrarme en el futuro inmediato para dejar atrás la tristeza o la desgana.

Así que ayer puse en práctica mi “solución”, me puse las bambas, pantalones cortos, mi música y me fui a trotar. Suave, sencillo, sin estrés. Entre pensamientos y sintiendo de la brisa del mar en la noche de luna llena, fui capaz de reubicarme, centrarme en lo que estaba sintiendo, redefinir objetivos, escucharme y ver qué dirección quería seguir. Cogí toda esa energía que en un principio me parecía negativa, y despacio, sin prisa, como en mi carrera, la dejé fluir hasta que se fue transformando en positiva.

El esfuerzo de la carrera, la concentración y el dedicarme ese rato para pensar y analizar lo que me estaba pasando, hizo que al final todo fluyera.

Correr, reflexionar y sentir, para mi son esencias de la misma cosa, las asocio todas juntas, a la vez. No soy ni mucho menos una atleta destacada, ni tengo intención de serlo, correr me sirve para pensar, para centrarme, para sentir y a veces para positivizar los sentimientos.

Éstas son las conclusiones a las que llegué ayer, en este momento bajo, y las quiero compartir por si le sirven a alguien.

5 cosas que ayudan a superar los días tristes:

1.-  Acéptalos, sí, esos momentos existen. Todos los tenemos.

2.- Haz algo que te ayude a meditar, a reflexionar a estar contigo mismo, aprovecha esos momentos para conocerte, para explorar en tu interior, para hacerte preguntas. Las respuestas serán más sinceras. Busca un lugar que te inspire, una hora del día en particular (la salida del sol, el crepúsculo).

3.- Haz deporte, el deporte te ayuda a liberar tensiones, a estar mejor con tu cuerpo,  y en definitiva contigo mismo, a sentirte mejor, a retomar la salida.

4.- Redefine tus objetivos, aprovecha para hacer balance y ver si te diriges donde quieres, si estas dibujando tu mapa, como quieres que sea y si te llevará donde quieres llegar. Centrarte en esos objetivos a corto o medio termino ayuda a superar los baches.

5.- Y, nunca olvides, después de la tormenta siempre sale el sol.

haidecosta

haidecosta

Viajera independiente: más de 50 países visitados y una vuelta al mundo durante 6 meses y medio forman parte de mi experiencia vital y de mi formación no reglada. Deportista: practico habitualmente deporte, especialmente el running, el ciclismo -indoor y de montaña-, y la equitación, y soy titulada como técnico deportivo en hípica. Jurista: Llicenciada en Derecho por la Universitat Rovira i Virgili (Tarragona). Erasmus en la Universitat Julius-Maximilians de Würzburg (Alemania). Postgrado en Derecho Civil Catalán, Especialista en Mediación Civil y Mercantil y C.A.P. en Abogacía. Experiencia profesional: profesora de la Universitat Rovira i Virgili, Ex-Magistrada y abogada colegiada en 2003. Durante mis años como estudiante he trabajado de muchas otras cosas: modelo, azafata, comercial, camarera... y de todas ellas he aprendido algo. Publicaciones: colaboradora habitual en revistas jurídicas como Confilegal, Lawyerpress o El Jurista, en enero de 2015 inicié un blog de divulgación de derecho para acercarlo a las personas: www.desenredandoelderecho.com Ser Mapmaker es una actitud frente a la vida, vivir intensamente, sobresalir y ayudar a los demás a ver que el camino no tiene porqué estar marcado y que conseguir nuestros objetivos es posible, es un reto. Acepto el desafío. "Disfruta del pánico que te provoca tener la vida por delante. Vívela intensamente, sin mediocridad" W.Whitman

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterLinkedInDelicious

Fecha: 1 Diciembre, 2015
Visitas: 4.442
Categorías: Historias Home,
  • Domicio De La Aldea

    Lograr transformar energía negativa en positiva te impulsara sin duda en la dirección correcta, a superar los días tristes y todo lo que te propongas …
    Gracias 🙂

    • Haidé Costa

      Siempre hay que mirár más allá y aprovechar las oportunidades. Sin duda la tristeza también tiene su lado positivo. Gracias Domicio por el comentario! Adelante!
      Un abrazo,
      Haidé

  • Hola Haide, me ha llegado al mail el nombre del post y no se por qué he pensado que era tuyo.
    Me ha gustado mucho la forma en que describes el manejo de la tristeza. Y sobre todo el final: “despues de la tormenta siempre sale el sol”.
    Qué buen comienzo de miércoles. Felicidades por el post y un abrazo, compi.

    • Haidé Costa

      Muchas gracias Dori, son reflexiones en voz alta, a mi me sirven, me encantaría que a otros también! 😉 me alegro de saber de ti! Nos vemos pronto, eh! 🙂
      Un abrazo,
      Haidé

  • ¡Hola, Haide!
    Estoy de acuerdo con esta forma de afrontar los días “reguleros”. Tomarse las cosas con calma y seguir haciendo, aunque sea a un ritmo inferior, ayuda a que todo fluya, y la clave, como bien dices, está en aceptar que todos tenemos estos días. Es algo cíclico y que necesariamente nos tiene que pasar para poder contrastarlo con los días buenos.
    Yo me suelo proponer, en estos días aciagos, unas cuantas tareas cortas y facilitas, de las que me salen bien aunque no quiera, y con ello me va mejorando el humor y las ganas de plantarme delante de las tareas más difíciles. Suele funcionar. Suele.

    Saludos y gracias por compartir este post.

    Carlos

    • Haidé Costa

      Gracias a ti, Carlos! Ver que confluye más gente en cómo afrontar esos días es reconfortante!

 
Mapmakers en Facebook Mapmakers en Twitter Mapmakers en Google Plus Mapmakers en Youtube Mapmakers en Pinterest Mapmakers en Foursquare Mapmakers en Instagram Mapmakers en Linkedin
Considérate empujado