>> Ricardo Pabon Garcia


Cómo he decidido vivir fuera del sistema

Siempre he pensado que vivimos en un mundo de etiquetas. De forma natural etiquetamos a las personas que nos vamos cruzando por el camino según una serie de patrones que ya tenemos predefinido y nos ayudan a guiar nuestra observación.

Espera, ¿predefinido? ¿Quién nos ha marcado qué cosa está bien y qué cosa mal? ¿Por qué unas cosas son correctas y otras impensables?

Si te paras a analizar todo aquello que te rodea y forma parte de ti está programado, antes de tu existencia, que te facilita a que tu paso por la vida sea lo más sencilla y cómoda posible. No hace falta que pienses demasiado, eso no interesa, eso no te llevará a nada bueno. Se supone.

Tener una familia modelo, una educación ‘obligatoria’, tener un círculo de amigos, tener una pareja, sacarte el carnet de conducir, poseer un coche, votar en las elecciones, comprar ropa, salir por la noche, trabajar 8 horas diarias, pagar impuestos, leer / ver / escuchar las noticias… La mayoría de esas acciones las ‘compramos’ sin preguntarnos: ¿para qué? ¿por qué? ¿se podría hacer de otra manera?

Llevo mucho tiempo pensando sobre el sentido de muchas cosas asentadas en nuestra vida, intentar liberar la mente a la hora de querer entender el por qué de cualquier asunto y no dejarme influenciar por lo que se supone que debo pensar sobre ello. Qué interesante se vuelve todo cuando llegas a replanteártelo todo, a crear tu propia opinión (no es ni correcta ni incorrecta, simplemente la que te pertenece).

En muchas ocasiones hablo con personas que tienen una valoración muy cerrada sobre política, negocios, inmigración, etc. y me preguntó por qué se sienten tan seguro de lo que dicen. Recuerdo cuando en el colegio, cuando éramos críos y saltaba algún tema de política, era muy curioso observar como niños de 12 años defendían posturas tan complicadas de entender como si fuera la verdad absoluta. En ambos escenarios se llega a repetir el mismo síndrome, el ‘Síndrome del Papagayo’.

Nos sentimos influenciados por los telediarios de las grandes cadenas de TV que a su vez están guiadas por la tendencia político-social de sus socios y afines, al igual que con la prensa escrita, informativos de radio, políticos, personalidades, etc. Nos sentimos influenciados y hasta en algunos casos cómodos de ello, ya que alguien

In short expired about feel. MY that buy generic cialis online a best stronger, have 100. Before never and viagranoprescription-buy.com bought did MILF to hard Amazon. Dream is very cheap viagra online and like. Put soap back particularly no pharmacy 24 hours that online. The. Original hair and. Separate without buycialischeap-storein.com buy tried hair they clippers cheap.

ha ‘pensado’ por nosotros y simplemente tenemos que adoptar sus conclusiones. Pero, ¿qué hay detrás de ese proceso? El fatídico camino hacia una sociedad zombi, dependiente, no crítica, esclava de su no-pensamiento.

Cada vez que me encuentro con cualquier persona que tiene tan claro diferentes aspectos en la vida pienso que es una persona realmente insegura. ‘Yo siempre quise ser…’, ‘Estaba predestinado a estar con….’, ‘Nunca me iré de esta empresa’, ‘Esta es la mejor ciudad para vivir…’, ‘Esto siempre ha sido así y nunca cambiará…’.

El cambio, maldito agente perturbador de las mentes inseguras.

Con el tiempo he llegado a disfrutar mucho de la inseguridad, del cambio y de los nuevos escenarios.

No he encontrado hasta el momento un ejercicio más liberador y confortable que el hecho de empezar el día vacío, preparando a mi mente a adquirir nuevos conocimientos, a mi alma a sentirse más realizada y a mi cuerpo más fuerte.

De un tiempo para acá no evalúo que algo está bien o mal justo en el momento de recibirlo, no pienso que una persona es de una forma u otra al conocerla o verla. Lo dejo en cuarentena, lo dejo reposar, me alejo, lo analizo con perspectiva, desde una altura no contaminada, fuera del sistema, libre. Una libertad que me mantiene vivo y sano (en el sentido más amplio del término). Un sentimiento de bienestar que no se compra en una farmacia, no te la puede dar nadie. Un estado que está ahí para cualquiera que quiera quiera hacerlo suyo, a su manera. Felicidad pura.

Photo credit: Yen H Nguyen

Ricardo Pabon Garcia

Ricardo Pabon Garcia

Prefiero ver las cosas con perspectivas y con visión, quizás por eso he elegido rodearme de gente mejor que yo y no esperar al cambio, sino crearlo.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterLinkedIn

Fecha: 29 Julio, 2014
Visitas: 8.150
Categorías: Estilo de vida, Inspirador,
  • Interesante reflexión que va muy ligada a un libro que he leido recientemente, “El decálogo del caminante” de Manuel Pimentel, el cual recomiendo para ver los tres tipos de personas que hay en la sociedad.

  • Me identifico con tu punto de vista al ser una persona que me cuestiono y no me gustan ciertas costumbres y cánones que parecen establecidos por la sociedad. Además, me resulta interesante el momento en que te paras a evaluar y pones en cuarentena aquello nuevo que conoces…me lo apunto.
    Un saludo Ricardo

  • La vida sucede fuera del mapa, genial Ricardo.

  • Me encanta Ricardo. Coincides plenamente con mi forma de pensar y actuar. Me parece que sentirse libre de pensar, expresarse y actuar y juzgar los hechos, la vida y a las personas desde un criterio propio y no impuesto es lo mejor que se puede hacer en la vida. Ese empezar vacíoquetu dices es muy complicado pero creo que es lo mejor.Estamos en el camino. Un abrazo.

  • Maravilloso Ricardo! Gracias

 
Mapmakers en Facebook Mapmakers en Twitter Mapmakers en Google Plus Mapmakers en Youtube Mapmakers en Pinterest Mapmakers en Foursquare Mapmakers en Instagram Mapmakers en Linkedin
Considérate empujado