>> Begoña gozalbes


Cuándo empecé a ser una #Mapmaker

Soy una Mapmakers @bego_zalbes

Recuerdo perfectamente las palabras de mi madre con apenas 6 años “Begoña eres una cabra montesa”. Cuando yo tenía 8 años y ella 39, la perdí. Una esclerosis múltiple la consumió en apenas 1000 días de su existencia. En aquella etapa de mi vida, con apenas 6 años, aprendí a marchas forzadas que mi mapa tenía un solo recorrido, el que yo eligiera. Y lo digo desde la consciencia de comenzar a hacerme preguntas muy pronto porque pasaba mucho tiempo sola. Mi colegio estaba a 10 manzanas de mi casa y ese recorrido lo hacía cuatro veces al día sin que me acompañara nadie la mayoría de los días, pues como podréis entender, en casa había otra prioridad, mi madre.

Nunca lo viví como una tragedia. Pienso que los adultos siempre vieron las consecuencias de aquella pérdida. Yo simplemente las viví. Y quiero decir vivir, porque cuando algo así sucede tan pronto en tu vida, aprendes de una forma inconsciente a ser una “mapmakers”. Aprendes a adaptarte a las situaciones según vienen independientemente de cómo llegan. Y de esta manera comienzan tus aprendizajes. Con la ausencia. La vida es suficientemente astuta para enseñarte si quieres aprender. Aprender a aceptar, entender, perdonar, amar, asimilar, alcanzar, idear, imaginar y un sinfín de “ar” si tienes la ambición de conseguir tus metas.

No fui una buena estudiante y con 17 años después de repetir dos veces 3º de B.U.P me puse a trabajar por las mañanas y estudiar por las noches. Comencé a vivir sola y nunca finalice mis estudios. Con 19 y no muy de acuerdo con mi tía, mi segunda madre, me inscribí en una agencia de azafatas para realizar degustaciones. Yo que vivía en un mundo irreal, consideraba aquello de “vender” como algo muy peyorativo. Hice mi primera y última degustación trabajando para una multinacional de tabaco. A partir de ahí lo único que hice fue crecer. Mi primer trabajo forjo mis valores y encauzó, sin saberlo, mi carrera profesional y personal.

Y ahí, de una forma nada atrayente, descubrí una de mis pasiones: “vender”. Lo que creí despectivo se convirtió en otro aprendizaje. Aprendí de una forma casi innata a explorar las necesidades de otros. No importaba el producto que yo vendiera. Lo que me importaba era esa sensación que da el haber conseguido un objetivo marcado, y eso se convirtió en una “droga” para mí.

Nunca he sido una creadora de estrategias aunque he sido la mejor para llevarlas a cabo. Soy buena, muy buena en convencer, en ilusionar, en transmitir una idea, un proyecto, un sueño. Y esto me llevó al segundo quiebro de mi vida.

Con 28 años y una trayectoria profesional intensa y gratificante, tenía todo. Claro ese “todo” era aquello que tanto la sociedad como mi familia, consideraban bueno. Disponía de un trabajo fijo, muy bien remunerado, estaba bien considerada. Había cambiado de empresas y había conseguido llegar, más allá donde muchas mujeres en los años 90 no llegaban. Negociaba campañas millonarias con un nutrido grupo de hombres que observaban como una mujer de veinte-poco se colaba en sus despachos haciendo lo que más le gusta, ilusionar.

Sin embargo, mi vida estaba vacía. Y de igual manera que iba al colegio y me hacía miles de preguntas, en el trayecto de mil carreteras me hice otras cuantas. Y la que batallaba con más más frecuencia en mi cabeza era ¿Quieres seguir llevando un maletín con 40 años? Al darle respuesta, fui consciente que no tenía nada como base para llegar a mi meta que era dejar el maletín. No tenía estudios, aunque si una gran experiencia. No tenía claro por donde conduciría mi nuevo camino, aunque sí sabía que había llegado a un cruce. Y también sabía que decidiera lo que decidiera, el resultado solo dependía de mí.

Mi primer libro lo leí con 28 años. Hoy es una de mis aficiones. Y ello ha sido el desencadenante para poner en acción lo que descubrí dando respuesta a mi pregunta. Me gustaban las personas y yo les gustaba a ellas. Tenía una habilidad innata para escuchar y encontrar soluciones. Y todo eso pasaba por una necesidad imperiosa de saber utilizarlo en beneficio de ellos y por qué no decirlo, en el mío propio. Con 30 años comencé a estudiar todo lo que no hice con 16. Aprendí que nunca es tarde para nada. Me aceptaron para estudiar en una escuela de negocios y a partir de ahí me inmiscuí en todo lo relacionado con inteligencia emocional, habilidades directivas, programación neurolingüística, siendo mi última empresa quien me presentó el sentido de mi vocación, el Coaching.

Hoy, después de trece años y uno en “stand by” para dedicarme a curarme de un cáncer (esto se merece otro relato) me dedico a hacer lo que más me gusta hacer.

Soy una Mapmakers. Siempre lo he sido. Escribo mi propia leyenda. Con todos los ingredientes que me aporta esta vida. Y los que no me da, salgo y los busco. Soy una cabra montesa, como decía mi madre. Me gusta estar en las alturas porque me da la oportunidad de ver mi mapa desde otra perspectiva. Desde ella veo llanuras y acantilados. Bosques y prados. Desiertos y playas. Mares y hielos. Y a menudo surge ese instante donde me paro, observo, respiro, pienso, analizo y llega el momento de actuar. El de seguir escribiendo mi historia. El de seguir dibujando mi mapa. ¿Tu como lo ves? ¿Tu diseñas el tuyo? ¿Tú también eres un Mapmakers?

Begoña gozalbes

Begoña gozalbes

Mis días llevan un lema "Ama la vida, toda la vida" Bienvenido a mi mapa. Si no conoces una señal, pregúntame. Si no quieres recorrer un trayecto de tu mapa solo, aquí me tienes. Si necesitas más información para comenzar a dibujar el tuyo, te ofrezco "mis lapices de colores". Si me enseñas otros mapas, podré seguir creando el mio, con mayor dimensión. Recuerda: aquí en este espacio soy Begoña. Con una idea permanente en mi cabeza. Nunca es tarde. Nunca es tarde para empezar, para quererse, para querer, para reír, para aprender, para enamorarse, para mirar a los ojos, para hablar, para perdonar, para vivir. Ama tu vida, toda tu vida.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterLinkedIn

Fecha: 1 Agosto, 2013
Visitas: 3.072
  • Por lo que he leído, me da la sensación de que eres una buena conversadora…

    • Begoña gozalbes

      jajajaja Javy…cuando quieras lo podemos verificarlo¡¡¡¡ Muchisimas gracias…:)

      • Cualquier persona que haya pasado por una responsabilidad comercial y siga viva tiene que ser buena conversadora… es de las pocas cosas buenas que tiene esa profesión: o te espabilas o te espabilan…

  • Bego, impresionante relato, un claro ejemplo de que la realidad supera a la ficción, y no hay reglas que digan lo que puedes o no puedes hacer, solo tú decides!! una gran mapmaker!

    • Begoña gozalbes

      Muchísimas gracias amigos¡¡¡¡

  • valdelvirabusiness

    Grandísima historia de una cabra montesa, de una Mapamker en toda regla!

    • Begoña gozalbes

      Gracias Oscar…. jajajajaja al final voy a escuchar las palabras de mi madre…..con 45 años. No está nada mal¡¡¡¡ Todo un detalle…:)

  • Luís Pizarro

    Que buena historia!! me he sentido reflejado por momentos.

    Gracias por compartirla.

    Saludos.

    • Begoña gozalbes

      Gracias Luis….comparto lo dicho. la verdad es que todos al final tenemos muchas mas cosas en común de las que a primera vista podríamos imaginar. Un besazo

    • Begoña gozalbes

      Gracias Luis….comparto lo dicho. la verdad es que todos al final tenemos muchas mas cosas en común de las que a primera vista podríamos imaginar. Un besazo

  • Tu mapa tiene muy buena pinta, gracias por compartir tu historia Begoña.

    • Begoña gozalbes

      Israel las gracias las tendríamos que dar nosotros por darnos la oportunidad de compartir nuestros mapas. Un lujo seguir compartiendo y otro que lo hagan los demás. Un besazo¡¡¡¡

  • Sergio Polonio

    Gran inspiración para todos 🙂

    • Begoña gozalbes

      Gracias Sergio. Sigamos…..:)

  • Toni Ballester

    De las historias de mapmakers, sin duda, una de las que más me ha gustado.

    • Begoña gozalbes

      Gracias Toni¡¡¡ Seguiremos compartiendo historias…:)

  • enricoahrens

    Simplemente wow Begoña. Menudo regalo de post, gracias por compartirte a ti mismo de esta manera, agradecido.

    • Begoña gozalbes

      Tu tienes muchas “culpa” de que yo ande contando estas cosas…..:) Gracias a ti.

  • Lorena Molinero Martin

    Puuuffff… total. Me ha calado hasta el fondo, me has hecho sentir infinitas veces identificada y en fin, creo, que esto se merece mucho mas que un post, tu historia se merece un libro. Te admiro, creo en ti y pienso, que vas a recorrer un mapa rico y constructivo. Eres una gran mujer, una gran persona y una gran profesional. Definitivamente, enhorabuena por ser quien eres y por todo lo que vas a conseguir superar en tu vida, tenemos suerte de tenerte por aquí regalándonos tus palabas. Muchas gracias Begoña por existir y crear tan maravillosos mapas 🙂 Un abrazote

    • Begoña gozalbes

      Uyyyy Lorena…me has sacado los colores. Muchisimas gracias….. sinceramente pienso que todos tenemos una historia que compartir, puede ser de un instante o de una vida, sin embargo toda historia siempre tiene “algo” especial para compartir. Nosotros seguiremos haciendolo….. Besos¡¡¡¡

  • Staša M Božić

    Me gusta muchísimo, es un relato duro y maduro. Un abrazo y sigue dibujando, aquí hay lápices para rato 😉

 
Mapmakers en Facebook Mapmakers en Twitter Mapmakers en Google Plus Mapmakers en Youtube Mapmakers en Pinterest Mapmakers en Foursquare Mapmakers en Instagram Mapmakers en Linkedin
Considérate empujado