>> Sonia Molinero


Cuando nos falta la inspiración

Inspiración

¿Y a quién no le ha pasado? La inspiración nos puede abandonar en cualquier momento, es más, se esfumará seguro cuando más falta nos haga (haciendo honor a nuestro querido amigo Murphy).

Algunos dicen no necesitarla (infravaloran lo que una persona inspirada puede llegar a conseguir) y en mi opinión es porque la confunden con la motivación y la seguridad.

La verdad es que yo no creo que tenga mucho que ver con ésto, pero entiendo que pueda llegar a equivocarnos.

Puede estar con nosotros todo un día entero o esfumarse a cada instante para dejarnos colgados de una sola mano en una circunstancia difícil.

Seguro que sabes a lo que me refiero y también habrás notado lo mal que se pasa cuando vemos que se aleja lentamente, como si se nos escurriera de los propios dedos.

Y cuando se va, la ansiamos como locos porque ha estado dentro de nosotros lo suficiente como para crearnos dependencia y después, comenzamos a perseguirla incansablemente.

Podemos incluso bloquearnos por temor a no encontrarla de nuevo y si nos descuidamos, puede llegar a afectarnos un poco más de lo que debiera.

¿Y a quién le puede faltar de ese modo? Pues a los que vivimos apasionados por ella. A los que perseguimos aún a las musas y que sentimos como esa inspiración a veces nos sacude el cuerpo como si fuera una estera.

Tampoco hay que ser un genio, ni el más hábil de los artesanos en cualquiera de las artes, para saber que esa chispa, ese sentimiento certero, no entiende de razas ni de condiciones (y ni mucho menos de momentos oportunos).

Explora La necesitamos para hacer mejor las cosas que hacemos, aunque sean cosas cotidianas. Desde escribir un artículo o un cuento, hasta elaborar una buena cena. Para dar un pequeño discurso o para pedirle a alguien que nos ayude con un gran favor.

Y aunque todo tiene su momento, a veces queremos sentirnos inspirados y no conseguimos estarlo. Entonces suele convertirse en pura necesidad, lo que no significa que sea en algo negativo.

Hay que seguir caminando sin miedo, ya que para esos momentos en que nos falte la inspiración podemos buscarla y encontrarla en los sitios más extraños. Justo de eso se trata. Hay que provocarla, haciendo un esfuerzo por encontrar dónde está el hilo del que debemos tirar.

¿Cómo recuperar esa inspiración que va y viene? Pues comos somos seres muy especiales y algunos bastante raritos, no se si contigo funcionarán pero yo hago cosas sencillas para recuperarla.

¿Sabes eso de dar marcha atrás y volver sobre tus pasos cuando olvidas algo concreto? Cuando ibas a por algo a algún sitio y dices ¿y a qué venía yo? Pues es lo mismo.

Piensa en esa inspiración perdida. Interioriza, vuelve sobre tus propios pasos y descubre qué clase de sentimiento te producía entonces.

Sonreirás, podrás desesperarte, pero seguro que con ese acto, consigues hacer funcionar el engranaje 😉 .

Si necesitas inspiración para escribir, crear o para cualquier otra cosa, “cambia de escenario”. Sal de donde estés o entra en el primer sitio que te encuentres y persíguela.

Habla con gente que no conozcas. Explora, escápate, duda de todo. Ponte a prueba con ímpetu.

Pero sobre todo, no creas que no la necesitas. No pases de ella y no menosprecies un instante de inspiración por miedo a no poder volver a recuperarla.

En mi opinión merece la pena vivir inspirados. Y tú, ¿eres de los que piensa como yo o vives al margen de estos momentos? 🙂 .

Sonia Molinero

Sonia Molinero

Soñadora incurable y apasionada de la palabra escrita. Creo en el poder las personas y en el arte del "erre que erre"...

More Posts - Website

Follow Me:
FacebookGoogle Plus

Fecha: 21 Marzo, 2014
Visitas: 2.038
Categorías: Estilo de vida, Inspirador,
Etiquetas: ,
 
Mapmakers en Facebook Mapmakers en Twitter Mapmakers en Google Plus Mapmakers en Youtube Mapmakers en Pinterest Mapmakers en Foursquare Mapmakers en Instagram Mapmakers en Linkedin
Considérate empujado