>> Domicio De La Aldea Gasull


De la UCI a la META

Cuando tenía ocho años mi padre me llevó a una carrera escolar porque yo se lo pedí, al igual que ahora, no tenía cuerpo de atleta, pero a él no le importo y me dijo  DISFRUTA Y TERMINA hijo mío.

Escuche el pistoletazo de salida y corrí como un loco, lo más deprisa que pude, para que mi padre me viera el primero, pero a los cincuenta metros me torcí el tobillo y me caí, el resto de corredores me pasaron literalmente por encima, magullado y herido en el orgullo fui atendido por una ambulancia, donde se portaron genial conmigo, dándome ánimos y un montón de chuches, al rato apareció mi padre muy preocupado porque había estado hasta el final esperándome en la Meta y vio como llegaban todos menos yo ….

Esto no es lo tuyo cariño continúa jugando al fútbol fueron sus palabras, no volví a correr una carrera …

Esto lo recordaba hace ya unos años tumbado en la cama de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Miguel Servet en Zaragoza, días intensos, grandes lecciones de vida, días vividos, lucha constante, días sufridos, no se rendirme, cada día que pase allí soñé con terminar una carrera, en silla de ruedas, caminando, corriendo o como fuera.

Durante los meses que pase en planta después de la operación mi padre estuvo siempre a mi lado, dándome de comer, limpiándome, animándome y  acompañándome en mis primeros pasos por los largos pasillos del Hospital.

El principio de todo, me di cuenta de que esto no es como termina, el resultado carece de valor, lo importante es el origen, empezar, no es a donde vas, es de donde vienes, disfruta del camino mientras te impulsas hacia delante, mira atrás sin miedo, se valiente, tu pasado, tu presente y tu futuro son tuyos.

Tras un largo periodo de rehabilitación comencé de nuevo andar, de andar a trotar, de trotar a correr y de correr a soñar de nuevo, a pensar en aquella carrera, en DISFRUTAR Y TERMINAR.

Y así fue como en el año 2009 en una carrera de 10 kilómetros celebrada en mi ciudad adoptiva con dos mil personas mas como testigos, sin importar el ritmo ni la velocidad, logre cumplir dos sueños, el mío y el de mi padre.

El hombre todavía no ha sido capaz de venir a verme a ninguna carrera y eso que llevo más de cien, tiene miedo a que no llegue, a que me vuelva a pasar algo, que no alcance la meta, a que me pueda hacer daño.

 

No es como acaba, es como empieza, ese es mi éxito y también puede ser el tuyo …

 

Todo es posible, finalizar, lograr, disfrutar y terminar la prueba más grande de tu vida …

La meta es solamente el principio de una nueva carrera …

De la UCI a la META 

Domicio De La Aldea Gasull

Domicio De La Aldea Gasull

Superador de limites, motivado de la vida, aprendiz de maestros, comunicador receptivo, mediador social ...

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebook

Fecha: 15 febrero, 2016
Visitas: 1.301
Categorías: Historias Home, Superación,
 
Mapmakers en Facebook Mapmakers en Twitter Mapmakers en Google Plus Mapmakers en Youtube Mapmakers en Pinterest Mapmakers en Foursquare Mapmakers en Instagram Mapmakers en Linkedin
Considérate empujado