>> Christian


La disciplina y el compromiso

Hace aproximadamente un año empece a correr con determinada frecuencia y la verdad creo que lo seguiré haciendo durante muchos años más si de mi depende. Más allá de cualquier beneficio físico y mental, este deporte me ha servido para ser más disciplinado y comprometido en todas las áreas de mi vida.

Este ejercicio empezó como un reto personal, pues no era capaz de hacer más de 5 minutos de actividad física. Comencé trotando aproximadamente un kilómetro por día y la verdad para mi era una tortura, ya que no me gustaba correr. Pasaban los días y poco a poco fui tomándole cariño a mi nueva actividad y empece a notar que algo empezaba a cambiar.  Cada vez tenía un mejor estado físico, me acercaba a mi peso ideal, corría distancias más largas, tenía más energía en el día, mejor humor, entre muchas otras cosas más.

Ese nuevo hábito que ahora tenía le demostraba a mi yo incrédulo (a ese que siempre trata de decirme que no soy capaz), que si podía dar un paso más y alcanzar cosas importantes. Pero para lograrlo tenía que perseverar y trabajar cada día… y si podía aguantar lo suficiente haciendo ese trabajo importante y necesario, entonces tendría resultados.  En realidad me di cuenta que era posible alcanzar cada uno de mis sueños y que solo dependía de mi hacerlo, solo debía comprometerme conmigo mismo.

Ahora poco a poco veo que en las diferentes áreas, empiezo a encontrar mejores resultados cuando hago las cosas de forma cosciente. Si trabajo un poco más, entrego un poco más, ayudo un poco más o amo un poco más, entonces el resultado es predecible: el mejor.

Algunas veces recuerdo ese capitulo donde Homero Simpson tiene un ángel en un hombro (que le aconseja lo mejor) y en el otro hombro esta el diablo (que le aconseja siempre lo peor) y me parece que nuestra mente se puede asimilar a eso. Algunas veces queremos hacer muchas cosas, nos encontramos motivados, con ganas de comernos el mundo… pero justo antes de tomar esa acción que verdaderamente importa, decidimos postergar, cancelar o simplemente inventamos una excusa para justificarnos a nosotros mismos.

Entonces las cosas no funcionan, salen mal, los resultados no llegan… y nos preguntamos: ¿por qué no tengo dinero?, ¿por qué no tengo el trabajo que quiero?, ¿por qué sigo al lado de alguien que no me ama?, ¿por qué estoy gordo todavía y a punto de sufrir un infarto o ser diagnosticado diabético?

Si analizas cada paso de tu vida o cada acción tomada en el pasado, te das cuenta que tu situación actual es el resultado de todo eso. Si haces lo correcto en el momento adecuado, los resultados son extraordinarios; si incumples, postergas y no eres lo suficientemente comprometido, entonces los resultados son muy malos.

Este es un llamado a dejar a un lado la mediocridad, a tomar la responsabilidad de tu vida. Vive una vida épica, conviértete en la persona que deseas y alcanza cada cosa que quieres. Solo tu puedes hacerlo.

Hoy es el día cero, lo que hiciste ayer ya no importa; pero que lo que hagas hoy tenga un gran impacto en cada uno de los días que aún te quedan por vivir.

disciplina

Christian

Christian

Emprendedor, apasionado por el marketing, amante de los deportes y la música. A lo largo de una década he desarrollado proyectos propios y para otras empresas enfocándome en el cumplimiento de metas y objetivos. La mayor satisfacción que tengo cada día es obtener una sonrisa de mis clientes o mi equipo de trabajo al aportarles algo que puede mejorar de alguna forma su vida. Pienso diferente y actuo diferente, convencido de mis ideales. Convencido de que nadie va a cambiar nuestro mundo, solo nosotros tenemos la posibilidad de hacerlo.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedIn

Fecha: 17 febrero, 2016
Visitas: 2.179
Categorías: Historias Home,
 
Mapmakers en Facebook Mapmakers en Twitter Mapmakers en Google Plus Mapmakers en Youtube Mapmakers en Pinterest Mapmakers en Foursquare Mapmakers en Instagram Mapmakers en Linkedin
Considérate empujado