>> Meritxell Castells


La mejor fuente de información eres tú mismo

Mi nacimiento fue toda una carrera, me adelanté a la espera de todos y casi nazco sola. A los dos meses no necesitaba pañal por la noche y mi comportamiento ya desconcertaba a mis padres por mi corta edad. Más adelante, lloraba cuando tenía que volver a casa después de una jornada de colegio, y el fin de semana no os digo nada… Mi pasión por el conocer era constante, también mi enfado ante equivocaciones de los profesores, pues eso atentaba a mi propósito, conocer la verdad. Lo que aprendía en el colegio no era suficiente y encontré un aliciente. A los 8 años tenía mi propio laboratorio, con el equipo móvil que desplazaba al bosque para estudiar a fondo la vida cada vez que había salida familiar. ¡Era mi momento! Mi rol de exploradora se expandía abrazando al mundo.

Mis padres me enseñaron sus valores, aunque de bien pequeña fui consciente de que eran su realidad y no la mía. Tenía valores propios que no parecía haber cogido de nadie. Comprendía por qué era así, tenía muy claro que mi desarrollo había de partir de mí misma. Con los años fui encontrando que otras personas llegaron a las conclusiones que llegaba yo…me alegró porque eran personajes que habían llegado lejos en el conocimiento. Comprendí que sabía pensar.

Mi necesidad de conocimiento verdadero me topó con los errores de la educación actual. Me di cuenta que el conocer no consistía en acumular datos que puedas razonar o no. El valor en el conocimiento es llegar por uno mismo. Ahí es cuando evolucionas. Lo cuestionaba todo…y hace unos años realicé el acto más heroico de mi vida. Dejé todo lo que había conseguido, y dejé de leer para no tener influencias, adentrándome en lo que ya sospechaba. Encontré la manera de desarrollar en mí misma el mayor sistema de comunicación que podía imaginar. ¡Era el libro perfecto! Os lo explico.
Si pensáis un poco, podréis ver que nuestro cuerpo físico es un sabio que lleva millones de años de evolución, y que la mente es muy potente pero es un bebé.

Los desequilibrios del entorno muestran la vida como algo vulnerable y defectuoso. Nos han hecho creer que la estabilidad de aquello que consideramos valor máximo (la vida) depende de medicamentos y de profesionales de la salud.

¿Sabéis qué? Nunca lo creí… Porque la belleza y la perfección de la naturaleza es una certeza, y quizá se había desviado en su camino. Necesitaba entender qué había pasado, por qué esa tendencia al desorden se había convertido en una “ley”. No podía ser cierto. Me di cuenta del gran error que supone no considerar que algo tan completo como la vida no pueda llevar en sí su propia capacidad de restablecerse y crecer. Es imposible. Ese error se ha convertido en un veneno, una inercia que debemos romper. Cada uno debe cuestionarse la verdad y crear su propio mapa.

parapenteSomos una obra de arte que todavía no hemos completado.

Seguí avanzando, con algo así era imparable. Potencié mi habilidad hasta límites insospechados, y rebasándolos con cada adversidad a la que muchas veces me introducía de manera voluntaria y consciente. Todavía sigo, ahora enseñando al que quiera aprender.

He visto cómo se restablece el orden natural en nuestra materia y en un entorno. Lo sencillo que podría ser todo… Pero sé y respeto que es algo que cada uno tiene que decidir individualmente si quiere hacerlo.  
Durante años he perfeccionado mi “hardware”, ha sido como un “adelantamiento en el tiempo”, y mi evolución ha derivado en una sensitividad exquisita con la información. Cuando quiero saber sobre algo, es como si hiciera un zoom y pudiera definir la acción que estoy realizando. Por ejemplo, si quiero saber cómo funciona el acto de pensar, solo tengo que pensar y lo observo, el fenómeno pasa ante mí como si fuera a cámara lenta. Mi facilidad para entrar en lo abstracto me ha permitido llegar a definir conceptos que no se conocen todavía. He escrito dos libros y dos más están en camino. Tres blogs, donde en los artículos llevo ese zoom adentrando a quien los lee en una manera diferente de llegar a la información. Por vivencia, todo se aprende más acorde a nuestra naturaleza. No tengo barreras para dar lo que sé, pues las barreras las pone cada uno, cuando se cierra a saber la verdad, y esta no viene.

De todo esto, ¿qué extraigo para vosotros? Que somos el libro más completo que existe. Que todo es posible porque la puerta abierta al desarrollo está en nosotros. Sí, se puede llevar al cuerpo al equilibrio, investigar en lo que quieras y poner al día la evolución.

Hemos avanzado…por supuesto, pero si os fijáis algo algo falla porque nuestros ecosistemas están en crisis. Necesitamos un cambio o esto no se sostiene. La clave para transformarlo todo está en nosotros mismos. Os puedo asegurar que un ser humano tiene la capacidad suficiente para transformar lo que sea…imaginad una humanidad! ¡Podemos hacerlo!

Un consejo: Lo que podemos aprender del que sabe es su don…algo que se hace observando con gran atención y conciencia. A partir de aquí busca por ti mismo pues es en esa búsqueda cuando sale quien realmente eres. Venimos de la materia viva…nuestra parte sabia que lo sabe todo sobre la materia… Habéis oído bien…todo. Y es cuando la reconocemos que empezamos a ser creadores.  

Nuestra integridad es nuestra referencia, es un punto seguro, una identidad que sigue creciendo, pues la verdadera creación eres tú mismo, continuando el propósito de la naturaleza de manera ordenada y libre.

Meritxell Castells

Meritxell Castells

Crear es explorar nuevas combinaciones. Escritora e investigadora de lo humano, amante del conocimiento y "zoomnóloga" de los conceptos. La interacción es una vía para avanzar, por eso cualquier desarrollo empieza en uno mismo. Mi acción favorita? Añadir conciencia a todo lo que hago.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebook

Fecha: 19 Diciembre, 2013
Visitas: 5.029
Categorías: Autoayuda, Superación,
  • Qué gran historia Meritxell. Creer en ti mismo y trabajar por esos mismo que crees, cada día de tu vida, es una de las mejores estrategia que jamás podrías plantear. Si empezamos por fuera, en lugar de por dentro. Estamos en problemas.

    • Veo que el problema de la sociedad ahora es este, pues solo podemos verificar
      desde dentro. La sociedad está saturada de datos y no de capacidades. Me
      di cuenta que solo teníamos que mirar lo que somos…la evidencia de
      nuestro germen. Gracias y espero que sea ejemplo para todos 🙂

  • valdelvirabusiness

    Espectacular visión Maritxell, realmente todo reside en nosotros mismos, tomando ese punto como partida, todo es posible, me ha súper encantado!

    • Gracias Oscar! si lo has comprendido lo pondrás en marcha. Si necesitas un cable, aquí estoy 🙂

  • Mirka Plasencia

    Maritxell, efecto wow!! me has provocado.. cuando dices que un ser humano es capaz de transformar lo que sea, pienso en Nelson Mandela … y ya me imagino lo que podemos hacer todos juntos, unidos lo más!!!! Estoy totalmente de acuerdo contigo…
    abrazo,
    mapmakers
    Mirka

    • Es que no podía ser diferente… Me metí en la vida, hasta conectar con ella como nunca había imaginado, y ver como es ese orden natural…y evolucionar a partir de ese punto seguro. Yo soy un ejemplo de ello. He visto que todo es posible…si tienes la sabiduría suficiente para continuar evolucionando ordenadamente libre, solo así se abre el conocimento, cuando puedes respetarlo. Gracias Mirka!

  • Además de ser conscientes de lo que sabemos, no vendría mal ser conscientes también de lo que sentimos…

    • Por supuesto! La conciencia la aplicas a todo lo que haces, sientes… De hecho, el saber consciente empieza en el sentir 🙂

 
Mapmakers en Facebook Mapmakers en Twitter Mapmakers en Google Plus Mapmakers en Youtube Mapmakers en Pinterest Mapmakers en Foursquare Mapmakers en Instagram Mapmakers en Linkedin
Considérate empujado