>> Cynthia Bagué


Mi Pasado Y Yo

Solía salir a caminar bajo la lluvia, compraba un jugo de naranja fresco al mismo señor que los vendía  cada mañana parado en la esquina de mi calle,  unos cuantos buenos días mientras miraba a los ojos de cualquier desconocido que pasara a lado mío. La misma vecina mal encarada, el brujo del barrio, el cine de la esquina, el mercado con la señora y su brazo de palo. Ahí estaba, caminando apresurada entre la multitud, nadie te mira, todos te ignoran, excepto dos o tres que de vez en vez mascullan -“que linda estás güerita”- o un incómodo -“ushhh estás bien buena”-  con la cabeza baja, observando mis pasos apretados  para no tropezar en las calles descuidadas del Distrito Federal, y de pronto nos encontramos frente a frente  mi pasado y yo.

Miré a mi yo del pasado un tanto recelosa -¿qué haces aquí?-, el pasado quedó a tras y no tienes porqué aparecer ahora”-  reclamé un poco nerviosa  -¿por qué me sigues? – Mi yo del pasado me miró curiosa  -Así que esta es la que seré en el futuro- preguntó con un poco de ingenuidad  -¿qué se siente?, ¿somos felices?-  preguntó apretando los labios, con una gran expectativa en los ojos.

-Soy muy feliz-  respondí convincente -al igual que lo eres hoy, pero de diferente manera-  le dije como una madre le habla a una hija. Mi yo del pasado me miró detalladamente, los zapatos, el vestido, se detuvo en mi anillo de compromiso y sonrió con una mueca cómplice, solo ella y yo sabemos lo mucho que deseaba encontrar al hombre correcto  – ¿Tendré hijos?-  preguntó con una sonrisa  -Tengo dos-  le revelé  -Y son lo mejor que me pudo suceder en la vida.  -¿Soy buena madre?-  preguntó y no pude evitar poner los ojos en blanco y responder  -hago lo mejor que puedo-  Ambas reímos nerviosas… somos tan parecidas y al mismo tiempo tan distintas… mi yo del  pasado es tan desenfadada, pero llena de ansiedad   -¿Sigues escribiendo?-  masculló  -Sí, no puedo parar de escribir… pero también trabajo para una revista de espectáculos de tiempo completo –

-¿Farándula? – me pregunta extrañada –  ¿Por qué te sorprendes? Toda la vida hemos estado en la industria del entretenimiento –  contesté recelosa  -lo importante es lo que estás haciendo tú-  le señalé   – ¿¿¿Yo??? – se sorpendió mi pasado.

-Gracias a ti soy quien soy ahora, así que por favor deja de perder el tiempo pensando en tu futuro y ponte a trabajar-  le reclamé  -se encogió de hombros, miró el reloj de su celular y antes de que pudiera decirle nada más se abalanzó hacia a mí con un abrazo  -por favor no me olvides- dijo con cierto dramatismo… en ese instante me despertó la luz del día, a mi lado mi esposo  duerme a pierna suelta, mientras yo me levanto somnolienta, me paro rápidamente de la cama y me dirijo al baño, luzco cómica recién parada, con el cabello despeinado y una camiseta vieja de pijama, entonces me encuentro con mis ojos y al mirarme al espejo pienso en mi yo del futuro y le ruego…  que por favor nunca se olvide de mí.

Cynthia Bagué

Cynthia Bagué

Comunicadora, Escritora de Canciones e Historias, Soñadora Compulsiva, MapMaker, Bloguera, Esposa y según mis hijos: Súper Mom. Journalist TVYNovelasUSA. "Ésta es mi bitácora de sueños, los tuyos, los míos, los nuestros, los inauditos, los que nos hacen llegar Hasta El Límite..."

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestYouTube

Fecha: 28 Julio, 2013
Visitas: 2.116
Categorías: Espiritual, Inspirador,
  • enricoahrens

    Muy profundo, precioso, inspirador. Gracias Cynthia, me gusto mucho.

    • Cynthia Bagué

      Gracias Enrico por invitarme formar parte de esta experiencia!!!

  • Staša M Božić

    Me identifico tanto con tus líneas… gracias Cyntia, bellísima historia.

    • Cynthia Bagué

      Mil gracias a ti… para mí es un verdadero placer leerte!!!! 🙂

 
Mapmakers en Facebook Mapmakers en Twitter Mapmakers en Google Plus Mapmakers en Youtube Mapmakers en Pinterest Mapmakers en Foursquare Mapmakers en Instagram Mapmakers en Linkedin
Considérate empujado