>> Elisabet


Por qué soy feliz en Alemania

Pensándolo bien, podría titular este artículo como “Por qué soy feliz”. Sin embargo, como el motivo para realmente ser consciente de que lo soy es precisamente porque el destino ha tenido que traerme de Barcelona a Alemania para darme cuenta, mejor lo dejamos así.

Y es que antes de trasladarnos, lo escuché muchas veces. Escuché de varias personas aquello de “Al principio lo vas a pasar mal”, “Si vas a estar cuidando sólo de tu hija te vas a aburrir”, “Si te aíslas mirando la TV no te vas a integrar” y un sinfín de diversos etcéteras que giraban alrededor del mismo punto. Donde, haciendo predicciones sobre mi futuro inmediato, se estaba gestando una hipotética primera fase de “no felicidad”. Hasta que me di cuenta de que todas esas frases provenían de gente que compartía algo en común. Por un lado, cada frase venía adornada y revestida en un envoltorio de algodón, con el que proteger a alguien muy querido para que, al darse un golpe, no sufra ni sienta daño. Y, por otro lado, y en general, las personas que las mencionaban nunca han vivido en el extranjero. Es más, diría que incluso nunca se han arriesgado. Y no hablo de coger “los bártulos” e irse de casa, sino de no haberse arriesgado nunca en general. En la vida.

Con ello no quiero decir que viniéramos a Alemania “con lo puesto”. Estando ambos, mi marido y yo, con un buen trabajo en España y una bebita recién nacida tuvimos una oferta laboral para venir a Alemania. Lo pensamos y lo volvimos a pensar “en frío” entre los dos. No fue hasta que lo tuvimos claro, que sí “que nos íbamos”, cuando lo comunicamos a nuestros seres más cercanos. Y preparamos y planificamos todo lo necesario para la llegada: contrato de trabajo, casa y enseres imprescindibles (cama y nevera).

Pero una vez en Deutschland me percaté. Me di cuenta de que, junto con la planificación “material” para instalarnos, consciente o inconscientemente realicé una “planificación emocional”. Al tomar la decisión de mudarnos me mentalicé de que no sería fácil, pero de que había una cosa de la que sí estaba segura: quería ser feliz. Y ese sentimiento era acompañado por una especie de “chip positivo” que conecté al coger el avión. Incluso mucho antes, justo al tomar la decisión. Me dije “pase lo que pase, te encuentres con las dificultades con las que te encuentres, has de tomar una decisión y seguir adelante con ilusión, valentía y paciencia”.

Y eso hice. No conocía nada. Bueno, un poco del idioma, pero únicamente lo justo y necesario para entablar una conversación con el vecino. Y, poco a poco, dándome algo de tiempo, he podido descubrir algo en mí que desconocía. He descubierto incluso que soy capaz de hacer cosas que quedándome “en mi silla cómoda” seguramente no habría descubierto nunca.

Estando lejos y comenzado proyectos totalmente nuevos y distintos he descubierto nuevas pasiones. Pero sobre todo he aprendido a decidir. A decidir más y mejor. No significa que acierte siempre, pero siempre decido. Ante cualquier situación, puesto que uno de los inconvenientes de estar lejos es el hecho de no tener a tu familia cerca, con la que puedes contar en cualquier momento difícil. Aquí no, así que he comprobado que se puede. Se puede ser fuerte y tomar las riendas de la vida. Porque tu destino lo decides tú.

Al fin y al cabo, siempre podrás hacerte esta pregunta y obtendrás la misma respuesta: “¿Qué es lo peor que puede pasar? Que no salga bien. Pues lo intentamos de otra forma”.

Y por todo ello me siento feliz. Feliz de poder escoger. Feliz de acertar y feliz de fallar para recapacitar y mejorar. Feliz de descubrir todas y cada una de mis posibilidades. Feliz de saber que no es fácil pero no por ello decaer y seguir trabajando para conseguirlo. Feliz de descubrir.

Feliz de ser #MapMaker.

Elisabet

Elisabet

Un lado de mi corazón en Alemania y el otro lado en Barcelona. Tras 12 años trabajando en FMCG y especializada en Marketing en la ciudad condal, el destino me ha traído a Alemania. ¿He dicho "el destino"? Debería haber dicho "mi nuevo mapa", puesto que al llegar a Alemania ha sido para mí como abrir una puerta que me ha descubierto un nuevo mundo. Un nuevo mundo con objetivos y proyectos que "en mi cómoda vida en Barcelona" ni siquiera había podido imaginar. Fundadora y blogger de "Crónicas Germánicas". Ahora MapMaker. Lo siguiente lo estoy dibujando cada día 🙂

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookPinterestGoogle PlusYouTube

Fecha: 4 Febrero, 2014
Visitas: 3.742
Categorías: Estilo de vida, Valiente,
  • valdelvirabusiness

    Gracias Elisabet, a mi personalmente me va a servir de mucho tu post, se aproxima un cambio similar en mi vida 🙂

    • Crónicas Germánicas

      Vaya, pues menuda ilusión. ¡Me alegro de serte de ayuda! Si el cambio es tan similar como irte a Alemania y puedo ayudarte en algo que sepa… Aquí estoy 🙂

  • Vero

    Me encanta tu visión y me pasó exactamente lo mismo. Mucha gente me decía literalmente: “a los 4 meses cuando ya no sea una NOVEDAD, te amargarás”. Emocionalmente me preparé para ser feliz. Después de 3 años al paro en España la cosa no podía ir a peor (no tengamos en cuenta las leyes de Murphy!). Mi pareja se volvió de Seattle a España y empezó la búsqueda por Europa y le llamaron de Alemania para un puesto en una universidad. La “novedad” no me daba miedo, ya son varias las ciudades en las que he vivido en España y aunque fué dentro de la península, el cambio de vivir en el norte a trasladarse al sur conlleva cambios de estilo, gente, y tambien cultura. Después de 7 meses en Alemania con sus pros y sus contras puedo decir que soy feliz. Uno se tiene que adaptar a las circunstancias y no al contrario, sacar el jugo a las cosas y sobre todo enaltecer las positivas…porque hay muchas.

    Un besote fuerte, Elisabet y vamos a seguir siendo felices.

    • Crónicas Germánicas

      Gracias por compartir tu experiencia Vero. Exacto, es la actitud que tomamos ante la vida, sea donde sea, la que nos hace ser felices. Te deseo ¡mucha suerte en tu aventura germana!

      • Vero

        Mil gracias Elisabet! lo mismo para ti. Besotes!

  • Esigual

    Por que tantas ” ” …

  • Pingback: Aniversario en Alemania y una sorpresa - Crónicas Germánicas()

 
Mapmakers en Facebook Mapmakers en Twitter Mapmakers en Google Plus Mapmakers en Youtube Mapmakers en Pinterest Mapmakers en Foursquare Mapmakers en Instagram Mapmakers en Linkedin
Considérate empujado