>> Miguel Ángel Arroyo Cique


Tú eres el dueño de tu destino

Yo creo que cada uno es dueño de su destino, y él, y solo él, puede saber hasta donde va a llegar en la vida. Y es que si nos limitáramos a pensar que podemos saber hasta dónde puede llegar una persona por el simple hecho de su predisposición genética nos estaríamos equivocando, y además estaríamos obviando la capacidad de superación, de cambio, de sacrificio, de lucha… que podemos desarrollar los seres humanos. Al igual que no todas las personas genéticamente “perfectas” luego son grandes deportistas, ni todas las personas de raza negra son grandes corredores, aunque se diga que lo llevan en los genes. Pues tampoco las personas no tan agraciadas en la herencia genética tienen que pensar en que no pueden llegar a ser extraordinarios deportistas, con trabajo, tesón y sacrificio se puede lograr “casi todo” lo que uno se proponga. Y hablo con conocimiento de causa, y es que yo genéticamente estaba predispuesto a ser una tortuga o un caracol o algo así. Y es que además de ser deficiente visual, hasta la adolescencia fui obeso, tenía los pies planos, por lo que llevé durante muchos años de mi infancia zapatos ortopédicos, tuve el síndrome del Genu Valgo, por lo que llevé durante sildenafil citrate años el mismo aparato de hierro que llevaba Forrest Gump en la película, aunque por suerte solo me lo ponían por las noches… vamos que lo tenía todo! Si nos dejáramos guiar por las apariencias, como por desgracia ocurre en esta sociedad, quien iba a decir, sinceramente, que un niño woman takes viagra con todas esas características llegaría a ser deportista de elite en un futuro? Estoy seguro que muy poca gente lo diría, pero así fue. Sobre los 14-15 años decidí empezar a hacer deporte, con el objetivo principal de bajar peso, probé muchos deportes, y todos a la vez, judo, fútbol sala, atletismo y tiro olímpico (para deficientes visuales claro, en lugar de apuntar con la vista nos guiamos por sonidos más o menos agudos cuanto más cerca del centro de la diana estemos apuntando), y me enganché. No tardaron en llegar los resultados por mi esperados, y es que fue empezar a hacer deporte y cuidarme un poco la alimentación y perdí mas de 15 kilos fácilmente en unos meses, además empecé a conocer gente nueva, a ser más ordenado y disciplinado en mi día a día, a desarrollar la constancia, la superación, el sacrificio… en fin que descubrí los valores que el deporte transmite, y me gustó tanto, que desde entonces el deporte ha formado parte de mi vida siempre, y espero que así siga siendo durante por siempre. A los pocos años decidí especializarme en el atletismo porque veía que se me daba más o menos bien, y tenía posibilidades de clasificarme para Campeonatos de España, por lo que tuve que dejar los otros deportes que practicaba, ya que no eran del todo compatibles. Y así fue empecé a conseguir las marcas mínimas para poder participar en Campeonatos de España y posteriormente conseguí ser convocado para representar a España en Campeonatos internacionales e incluso en unos Juegos Paralímpicos, los de Pekín 2008! Recolectando en estos años muchos recuerdos y multitud de medallas y puestos de finalista en Campeonatos de España, Europeos, Mundiales y en los citados Juegos Paralímpicos. Pero en 2009 una lesión de rodilla (tendinitis rotuliana) con su tratamiento conservador para evitar la operación, la posterior operación inevitada y la rehabilitación post-cirugía junto con otros motivos (ligera pérdida de visión, el nacimiento de mi hijo Ángel, las ganas de cambiar…) hicieron que me tomara una pausa un poco más larga de lo esperado (entre año y medio y 2 años) del atletismo. Y luego cuando quise volver a entrenar para preparar los Juegos Paralímpicos de Londres la rodilla no me dejó correr a los mismos ritmos de antes, y lejos de plantarme, tirar la toalla, abandonar… (no se que palabra sería la adecuada, porque todas estas no están en mi diccionario) decidí cambiar de deporte. Y no a un deporte que fuera más fácil no, mi reto esta vez fue el triatlón, bueno en mi caso el paratriatlón. Para mi nueva etapa me tuve que buscar un guía y piloto que hiciera el triatlón conmigo, porque en mi categoría (TRI6B para deficientes visuales) todos los competidores debemos ir acompañados con un guía en todos los segmentos, atados en la natación, en un tándem para el segmento ciclista y cogidos de una cuerda para la carrera a pie. Y la verdad no me fue muy difícil encontrarlo, se lo propuse a Rafel, un antiguo amigo de la facultad que sabía que llevaba ya muchos años en esto del triatlón y aceptó over the counter viagra sin dudarlo, de lo cual buy cialis online estoy muy agradecido. Y en esta temporada que acaba de acabar 2013, nuestra primera temporada juntos, hemos conseguido muchas cosas, cosas que ni yo mismo esperaba. Ganamos el Campeonato Autonómico de paratriatlón, el Campeonato de España de paraduatlón, el de paratriatlón y quedamos los 13º en el Campeonato del Mundo de paratriatlón, porque tuvimos un problema técnico con la bici que si no… Aunque no miento si digo que fue un cambio duro, porque pasé de tener la libertad de salir a correr solo y no depender de nadie para poder entrenar a “depender” de mi guía para ello me restó independencia, pero a la vez me dio seguridad, con lo cual la balanza estaba equilibrada. Aunque es cierto que no siempre entreno con mi guía, ya me gustaría a mi, cada uno tenemos nuestras vidas y nuestras cosas y coincidimos o hacemos por coincidir al menos una vez por semana, el resto de entrenamientos se convierten para mi en entrenamientos físicos y mentales, ya que la mayoría de ellos los hago en el gimnasio. Imaginaos un entrenamiento de 2 o 3 horas de bici en la bicicleta estática del gimnasio y luego a la cinta a correr otro rato… Porque es cierto que aún puedo salir a correr solo por la calle, puedo, que no debo, porque cada vez que lo hago se convierte para mi en un nuevo reto el llegar a casa sin que me pase nada, nada como torcerme el tobillo en un agujero o bordillo, darme en la cabeza o casi sacarme un ojo con las ramas de un árbol, llevarme a alguna persona por delante, comerme alguna valla o andamio… en fin, una odisea, por eso prefiero entrenar en el gimnasio y con seguridad aunque sea más pesado. Esta ha sido una gran temporada triatlética, pero ahora de nuevo tengo un obstáculo delante. Y es que se me ha juntado la falta de ayudas, que en este deporte tan caro como es el triatlón se hace imprescindible, y mas tratándose del gasto de dos personas para desplazamientos, hoteles, viajes y demás… junto con una lesión de hombro que arrastro desde el pasado septiembre y la desmotivación para empezar la presente temporada debido a lo anterior, formando un obstáculo que esta vez, si no cambia la cosa, en lugar de saltar he de esquivar y cambiar el rumbo de nuevo hacia otros retos que me llaman la atención como el ciclismo, la maratón o las carreras de montaña. Lo que está claro es que llega un momento en la vida en que debes hacer aquello que te guste y te llene más y dejar de perder el tiempo en cosas que no lo hacen. Hay que disfrutar cada segundo como si fuera tu último segundo y no quejarnos cuando la cosa se nos pone difícil porque siempre hay gente que esta peor que nosotros, SIEMPRE, y ellos salen adelante ¿como tu no vas a poder? Pues claro que sí! Cada uno es dueño de su destino, y siempre debemos tener claro el rumbo hacía donde queremos dirigirlo, y tener en la recamara una o varias alternativas en nuestro mapa por si la cosa se tuerce y hay que cambiar el rumbo. ¡La pharmacie france en ligne cialis cuestión está en no quedarse sin retos ni sueños que cumplir!

Fecha: 16 Diciembre, 2013
Visitas: 4.246
  • Ser positivo es un estado natural. El impulso de seguir adelante es la voluntad de vivir. Y sí, podemos hacerlo, pero hay un momento que uno se enfrenta justamente a esta creencia. Tienes que saber por qué puedes hacerlo. Es entonces cuando esa fuerza viene desde una raíz, que en la práctica es lo que forma tu seguridad. Creo que es la parte que te falta, y que es lo que te trae los pequeños desajustes que estas viviendo ahora. Es todo un mundo lo que encuentras cuando te planteas esto. Te encantará! Sigue adelante Miguel A. con el mismo impulso a seguir que es genial! Pero fundamenta, ya verás qué pasa 😉

  • La cuestión es hacer aquello que te hace feliz, el reto no es superarse, el reto es buscar la felicidad.

  • Cuando hablas de tu mapa, la felicidad es tu reto, es hacer lo que sale
    de ti, lo que tú quieres. Cuando estás en el mapa social, no eres
    tú…resuelves tus retos para contentar a otros o para ser “más
    reconocido”. La diferencia es que definas dónde estás.

 
Mapmakers en Facebook Mapmakers en Twitter Mapmakers en Google Plus Mapmakers en Youtube Mapmakers en Pinterest Mapmakers en Foursquare Mapmakers en Instagram Mapmakers en Linkedin
Considérate empujado