>> FrancescSegarra


Tus malditas normas… ¿Cumplirlas o incumplirlas?

normas– ¡Nunca trabajaré en un mismo negocio con familiares!-

Podría ser perfectamente una norma que muchos de nosotros nos hemos puesto en alguna ocasión. Ahora que levante la mano el que la haya incumplido. ¿Nadie? ¡Pensaba que mucha más gente estaba hipotecada! Negocio a largo plazo, con unos costes altísimos y con el socio más exigente: tu pareja (y … ¡posiblemente también tus hijos!). Ejemplo llevado al extremo para ilústrate la volatilidad de nuestras afirmaciones más tajantes. Y normalmente las normas son precisamente eso.

¿Las creamos para cumplirlas, o para incumplirlas?

Cumplir tus normas

Si te las pones, va a ser para cumplirlas. Deberías trabajar tu marca personal para que ésta fuera coherente en su globalidad. Construir un discurso coherente es sinónimo de credibilidad. Además, este discurso debería aparecer regularmente, para ser visto y también causar suficiente impacto como para ser atendido. Para ello, deberás establecer normas como:
– Definir tu “estilo editorial”
– Seleccionar los canales más adecuados a la audiencia con la que deseas empatizar.
– Fotos de perfiles adecuadas (sin Gyntonic en la mano, o sin gafas de sol, por ejemplo)
Normas, normas, ¡normas! ¿Las incumplimos?

Incumplir tus normas

Qué necia idea la de ponerse unas normas a ti mismo y luego, dedicarte a incumplirlas, ¿no? Bueno, pues quien esté libre de pecado… Cuantas veces has decidido ponerte una norma que parecía inquebrantable y al final, las has acabado rompiendo, por el motivo que sea. No hay problema. ¡Cuando creaste las normas ya sabias que te las ibas a saltar! Una norma es como un punto en tu mapa, una senda ya recorrida por tu experiencia previa que anticipa los puntos más seguros. Un GPS que nos marca los caminos ya explorados en la cartografía personal. Pero lo realmente interesante de observar y de explorar es aquello que esta fuera de la ruta marcada. Mirar por la ventana y pensar que estás allí, viviéndolo.
Sáltate las normas para:
– Habilitar el camino que te permita vivir nuevas experiencias.
– Descubrir nuevas normas.
– Equivocarte (y así validar las normas que ya tenías.)
– Descubrir pasiones ocultas.
– Salir de tu zona cómoda y experimentar lo que sucede. Sacar conclusiones.
Creo que es importante que te marques aquello hitos en el camino que crees que, en un momento dado, te harán lograr tus objetivos, pero con cintura. Posiblemente, si hay algo que te impulsa a saltarte tus propias normas, merezca la pena.

 

Foto: Red Anggelo / Bethany Legg

FrancescSegarra

FrancescSegarra

Psicólogo, emprendedor y amante del cambio. Me apasiona descubrir los limites de la experiencia humana. Disfruto trabajando con las ideas, moldearlas, mezclaras, crearlas y creo en el poder de la palabra. Trabajo en marca personal, por que creo en las personas y no quiero ver mas genios enfrascados en absurdas lámparas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle Plus

Fecha: 4 Junio, 2015
Visitas: 2.775
Categorías: Historias Home,
  • Qué post más chulo. Me quedo con una idea: ahora entre mis normas habrá una que diga que “puedo saltarme mis normas”…

    • ¡Gracias Dori! Me alegra que haya sido útil para ti y que añadas esta “anti-norma” a tus normas, que creo que es esencial darse esta flexibilidad en el propio sistema. ¡Un abrazo!

 
Mapmakers en Facebook Mapmakers en Twitter Mapmakers en Google Plus Mapmakers en Youtube Mapmakers en Pinterest Mapmakers en Foursquare Mapmakers en Instagram Mapmakers en Linkedin
Considérate empujado