>> Emiliano Perez Ansaldi


¿A ti qué pecado te moviliza?

Os voy a confesar algo. Empecé a escribir en blogs hace algo más de 10 años. Y empecé por ira.

En ese momento había pocos blogs personales. Solo algunos “mega gurús” tenían su espacio de opinión propio. Y en general, no estaba muy de acuerdo con lo que escribían. Y sentía mucha impotencia y rabia por no tener mi espacio para contraatacar y rebatirles las ideas.

Es por ese motivo que traté de aprender cómo podía tener las mismas posibilidades que ellos para descargar mi ira. Una catarsis pública que sigo manteniendo en mi bio.

Era una web gratuita en GeoCities que por suerte para mi huella digital, ya no está disponible.

Tengo la sensación de que si sabes controlarlo, muchas veces los pecados capitales son muy movilizadores. Justamente porque van a las entrañas del sentimiento.

Seamos sinceros. No existe la “sana envidia”. Pero si logras canalizar la envidia destructora y la transformas en movilizadora, puedes llegar a hacer grandes cosas.

Cuántas veces te has preguntado ¿Por qué él/ella sí y yo no?

Si esa pregunta te lleva a mover cielo y tierra para poder lograrlo, lo que empezó con un sentimiento de envidia se puede convertir en el impulso que te hacía falta para poder conseguir aquello que sin el “objetivo” de superar a alguien más; te faltaba.

Soberbia. ¿Cuántos ejemplos de blogs que emanan soberbia conoces? Yo unos cuantos.

Gula. Este pecado ha llevado a muchos a comer gratis en numerosos restaurantes gracias a publicar críticas gastronómicas convertidas en profesión. De hecho, hay un ejemplo muy reciente.

El yomimeconmigo también es muy típico de muchos perfiles en redes y blogs. Aquellos que hacen de la avaricia su patrón de publicación y jamás referencian otro blog en sus entradas.

Entendiendo la lujuria como deseo exacerbado y descontrolado. Y por algo fuera de las connotaciones sexuales, podríamos entender aquellas etapas de bloggers donde todo lo que nos rodea nos conduce a una entrada en nuestro blog. Y hasta sentimos síndromes de abstinencia cuando por cualquier motivo no podemos satisfacer nuestro deseo.

Existe un solo pecado que me antoja vil y paralizador. De todos los anteriores podrías, con matices, encontrar canalizaciones productivas.

Sin embargo, nunca nadie logró nada con pereza.

Encuentra qué pecado te moviliza y peca sin para hasta conseguir tus objetivos. Yo te autorizo.

Emiliano Perez Ansaldi

Emiliano Perez Ansaldi

Licenciado en Diseño Gráfico y Publicidad por la Universidad de Buenos Aires. Lleva vinculado más de 19 años al mundo de la publicidad, el marketing y la tecnología, trabajando para agencias de Argentina, Estados Unidos y España. Desde hace 8 años dirige el Departamento Creativo de Servilia. Ha participado como ponente o formador en innumerables eventos de divulgación sobre los beneficios de las redes sociales, el desarrollo web y el marketing.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle Plus

Fecha: 28 Mayo, 2014
Visitas: 3.636
Categorías: Inspirador,
Etiquetas: , ,
  • Mar Segura

    i love it!
    ¡Pequemos, pues!

  • enricoahrens

    Emiliano, me has dejado con la boca abierta, GRANDIOSO POST, mil gracias.

  • Karo Ramirez H

    Amo esta publicación, alimenta mis ganas de avanzar de manera lujuriosa. Gracias te admiro, grande 🙂

 
Mapmakers en Facebook Mapmakers en Twitter Mapmakers en Google Plus Mapmakers en Youtube Mapmakers en Pinterest Mapmakers en Foursquare Mapmakers en Instagram Mapmakers en Linkedin
Considérate empujado