>> Lucia Jimenez


Cuando todavía no tienes claro ¿qué es?… ¡provócalo!

Soy nueva, estoy de estreno. Los estrenos atraen y a la vez dan miedo… pero tienen ese punto de reto y persuasión que no te permite dejar de pensar en ellos. ¡Allá voy!

Hay momentos en los que notas que algo ha de cambiar, tú quieres que cambie, sabes que vas a crear un cambio en tu vida, aunque no tengas muy claro cómo. Yo estoy en ese momento. Desde pequeñita he sabido lo que iba a hacer, lo que “venía después”, ahora no tanto.

Eran cosas muy simples pero había un hilo conductor en mis historia: buena estudiante, siempre apuntada a todas las actividades que podía (natación, atletismo, inglés, francés, patinaje, campamentos de verano, violín…y todo eso sin descuidar los estudios). Había tiempo para todo y siempre se cumplían las expectativas.

La cosa se complica, llega el momento de dar el salto a la Universidad. De Zaragoza a Madrid y con la capital mi llegada al mundo de la comunicación. Una carrera, prácticas, otra, un máster, más prácticas… Todo iba seguido, todo llevaba un orden y tras un reto cumplido, llegaba otro que afrontar. Llega un momento en que dices… ¿y ahora qué? ¿Cuál es el siguiente? Te paras y piensas “necesito un cambio, un giro”… y si no lo doy yo, nadie lo dará por mí.

Hay que hacer que sucedan las cosas, nosotros somos los únicos dueños de nuestra historia y si hasta ahora parecía que mi guión estaba “estratégica y progresivamente” dibujado… ahora llega la hora de hacer un parón. No se trata de borrar el camino andado, sino de hacer un alto y decidir qué terreno, río o montaña toca atravesar campo a través para abrir un nuevo camino, un nuevo mapa, uno que todavía nadie haya escrito antes.

Para desear algo con muchas fuerzas y luchar hasta la extenuación para conseguirlo, primero tienes que saber qué es. Yo estoy en esa búsqueda y mientras tanto he decidido que la mejor manera de llegar a “ello” es potenciar mi “mejor yo”… aquel que surge cuando hago las cosas que realmente me gustan, aquellas que me hacen feliz, aunque supongan un nuevo reto, incertidumbre o novedad.

Me encanta recibir masajes, ¿a quién no? Pero lo que realmente me gusta y me gustaría aprender a mejorar, es darlos. Sí, lo sé, soy un bicho raro. Ya he mirado algunos cursos de masaje intensivos y me voy a apuntar a uno.

Me encanta escribir, me apasiona contar historias, darles mi propio tono, mi propia personalidad, hacerlas mías. Hace unos meses empecé con mi propio blog, mi personal bitácora vital.

Además de escribir, me gusta la fotografía. No sé mucho sobre ella, sé que me gusta captar momentos para luego contarlos (ya sea con palabra o con una imagen). Hace una semana empecé un curso  de proyectos fotográficos.

Hace unos cuantos años, antes de marchar a Madrid, fui una pequeña atleta. Me encantaba correr, mi especialidad era el medio-fondo. Disfrutaba corriendo, disfrutaba sufriendo hasta llegar a la meta, viendo recompensado todo el esfuerzo en una milésima de segundo. Tuve que dejarlo por problemas en las rodillas. Ahora hago deporte, voy al gimnasio y estoy en forma. Hace una semana fui a recibir a una persona especial en su llegada de una media maratón. Me picó el gusanillo al ver las enormes sonrisas de satisfacción y felicidad en las caras de los corredores. Poco a poco, probándome, superándome, voy a comenzar a entrenar… Ayer pagué la inscripción para una carrera de 6k en un mes y medio.

Alguien me habló hace unos meses de algo que desconocía totalmente: el Reiki. Comencé a leer sobre ello, a informarme. Se trata de una técnica de canalización y transmisión de energía vital a través de la imposición de manos, para obtener paz y equilibrio en todos los niveles: físico, emocional, mental y espiritual. El próximo domingo haré un curso de iniciación.

Seguramente casi ninguna de las cosas de las que os hablé tenga mucho que ver con mi profesión o mis actuales dudas “profesionalmente existenciales”… pero luego todo se conecta, todo sirve, todo te sirve. Día a día te debes hacer mejor profesional, pero sobre todo, mejor persona…

Provoca el cambio, provócalo haciendo aquello que te gusta y te hace feliz… aunque en un momento de “cordura” digas ¿y esto para qué? ¿y esto por qué? ESAS SON LAS COSAS QUE MERECEN LA PENA. Aquellas que sabemos a ciencia cierta que queremos y vamos a hacer, aunque no sepamos muy bien la finalidad o la razón.

Haciendo lo que nos hace felices, provocaremos el cambio.

Lucia Jimenez

Lucia Jimenez

Soy periodista y un culo inquieto, no sé estar mucho tiempo en el mismo lugar. Me encanta viajar y vivir fuera de mi país. Creo que lejos del hogar, cada día es un reto y una experiencia de la que poder aprender.

More Posts

Follow Me:
TwitterFlickr

Fecha: 19 Septiembre, 2013
Visitas: 3.548
  • nestor

    los cambios siempre hay que afrontarlos con buena cara y animo!

  • Charo

    Me siento totalmente identificada!!!! Estoy en ese momento de que sé que necesito un cambio. Lo estoy buscando. Pero me cuesta identificarlo. Hace ya unos meses que os estoy leyendo, y cada vez estoy más convencida de que tengo que cambiar cosas.
    Propones un buen principio. Dedicar más tiempo a lo que te gusta. Intentaré encontrar el tiempo tras la organización laboral y familiar, porque creo que ese es uno de los límites que tengo. Pero sé que si deseo algo con fuerza al final lo consigo, lo tengo comprobado.
    Os agradezco el tiempo que dedicaís a compartir vuestros pensamientos, que hacen que algunos encontremos la motivación para empezar a originar el cambio.

    • @Javi_Lopz

      Gracias a ti, Charo, por el comentario. Ánimo y adelante!!!

  • @Javi_Lopz

    Fundamental de todo esto, Lucía, hacer, hacer y hacer!! Creo que esa es la clave!! Por supuesto que todo sirve, Sobre todo si te sirve a ti.
    Gran post!! Saludos!!!

 
Mapmakers en Facebook Mapmakers en Twitter Mapmakers en Google Plus Mapmakers en Youtube Mapmakers en Pinterest Mapmakers en Foursquare Mapmakers en Instagram Mapmakers en Linkedin
Considérate empujado