>> Jordi Mayor


El expolio intelectual

La madrugada del 1 de Septiembre de 1939, más de las ¾ partes de las efectivas tropas alemanas, invadían Polonia, haciendo uso de una nueva técnica de guerra, Blitzkrieg, (Guerra Relámpago). Había comenzado la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

En el año 2003, la asociación americana de museos, emprendió la labor de crear un archivo donde constatar las obras que durante el mencionado conflicto bélico, la Alemania nazi había saqueado en todos los países ocupados. En poco más de una semana, había un listado de más de 6000 obras de arte.

En nuestros días, asistimos a una crisis económica de magnitudes impredecibles. Cuando un gobierno de derechas o izquierdas, es igual el signo político, se equivoca, son las generaciones siguientes quienes con fuerza y tesón y haciendo gala del trabajo duro, sacan al país adelante. Estas generaciones destacan por estar compuestas de gente capaz e inteligente que crean dinámica en el mercado con ideas revolucionarias y con muchas ganas de trabajar. Siempre ha sido así, por los siglos de los siglos. Que un gobierno se equivoque en sus decisiones, puede afectar (y mucho) al proceso que vivimos. Pero no nos engañemos, hay un trasfondo que oculta un problema aún mayor, pues equivocarse, es lícito y pertenece al juego democrático en el que estamos inmersos.

La magnitud del problema se vislumbra cuando ‘se invita’ a nuestros jóvenes (JASP, como se les llamaba hace un tiempo, que es acrónimo de Jóvenes, Aunque Sobradamente Preparados), q que abandonen el país hacia otras tierras en las que, simplemente, tengan una oportunidad de vivir: crear su hogar, su familia y tener unas condiciones dignas de empleo y sueldo sostenibles.

El resultado es que ‘la materia gris’ de esta sociedad, se está viendo realmente afectada por esta situación. Se produce una fuga de cerebros en toda regla. No solo se están endureciendo las condiciones laborales actuales, sino que además, se está tocando muy peligrosamente las líneas de flotación del futuro sistema dinamitando cualquier posibilidad de recuperación, puesto que esas generaciones que podrían hacerlo, están abandonando el país.

Como docente, duele ver como esa gente en la que has invertido tantas y tantas horas, y en las que tenías depositadas tus esperanzas de que algún día crearan algo grande en nuestras tierras, las abandonan con pocas esperanzas de volver. Es como si después de invertir tanto y tanto tiempo en un árbol frutal, al que regaste, abonaste y cuidaste con tanto mimo y dedicación, en el momento que está preparado para dar lo mejor de sí mismo que son sus frutos, entonces, viene alguien y te lo arrebata.

El expolio alemán fue en obras de arte, pero ahora, casi 75 años después, estamos sufriendo otro tipo de expolio tanto o más doloroso que el del pasado: el de otro tipo de obras de arte, que son nuestra mano de obra cualificada sobre los que han invertido tantos y tantos recursos.

A nuestras ‘obras de arte’ se les da forma Centros de formación, públicos y gratuitos y a los que cada vez les quedan menos argumentos con los que luchar, pues la opresión que sufren es tan atroz, que no pueden sostenerse como antaño. Sus herramientas son cada vez más pobres y cuentan con menos recursos. Y en estos centros, también están abandonando sus puestos grandes profesionales de la docencia e investigación, que podrían motivar de manera decisiva a futuros profesionales, pero que dada la situación están abandonando sus lugares de trabajo. Además, las matriculaciones en estos centros se han encarecido de manera muy notable. Esto suele repercutir en que los departamentos universitarios deben trabajar también como pequeñas empresas privadas en busca de financiación y ello, con mermas de personal, incide y muy negativamente en la calidad formativa. Y lamentablemente, sin buena materia prima, no es posible crear un producto de calidad.

 

Por otro lado, nuestros jóvenes JASP que acaban su preparación no encuentran un mercado que les pueda dar trabajo. Y ahí, es cuando países como Alemania, ofertan todo tipo de ventajas: Sueldos dignos (algo bajos o normales para los Alemanes, pero indudablemente mejores que los de un restaurante de comida rápida en España), cursos de idiomas, alojamiento… Claro que sí. Lo más caro (su formación) , ya se les ha dado en el país de origen y ahora a las empresas alemanas, solo les queda recoger sus frutos: mínima inversión y máximos beneficios.

La nueva Alemania, necesita poner a cada país en su sitio y a nosotros nos toca Turismo, Fiesta y Playa. Por eso, se trata de dejar en el país a las generaciones capaces de prorrogar durante 20 años más programas como “Gandía Shore”. De seguir así, esto acabará convertido en su zona de ocio, turismo y diversión. No nos dan cabida a la Universidad, la Talento y la Prosperidad, eso les toca a ellos, no a los españoles.

Me quedo muy preocupado cuando además, contemplo que en la sociedad en la que vivimos, esto parece no importarle a nadie. Eso sí, cuando gana ‘la roja’ todos a los coches, a salir pitando por las calles, comprando tracas y montándolas a lo grande, para demostrar lo que realmente nos importa: El fútbol. Si cada vez que algo nos indignara, se saliera a la calle de la misma forma, eso indicaría que tanto nos importa una cosa como la otra. Pero desgraciadamente y visto lo visto, hoy por hoy, la cosa pinta muy mal.

Y ahora pregúntate dónde estás y dónde quieres estar. ¿Te hace falta un Mapa?. Recuerda que, como decía ya Séneca,  “Nunca hay viento a favor para el que no conoce su rumbo”.

Jordi Mayor

Jordi Mayor

Ingeniero Informático dedicado fundamentalmente a la docencia en el ámbito fundamentalmente Universitario y Bachilleratos en las materias de Matemáticas, Física, Química y Estadística. También trabajo en el Departamento de Ingeniería de Sistemas e Informática en Radio Alcoy, Cadena SER.

More Posts - Website

Follow Me:
FacebookLinkedIn

Fecha: 22 Julio, 2013
Visitas: 3.119
 
Mapmakers en Facebook Mapmakers en Twitter Mapmakers en Google Plus Mapmakers en Youtube Mapmakers en Pinterest Mapmakers en Foursquare Mapmakers en Instagram Mapmakers en Linkedin
Considérate empujado