>> haidecosta


Objetivo: ser feliz

 

Soy feliz, si, soy feliz, pese a los momentos durísimos que he vivido y con los que convivo a menudo, como todo el mundo, pese a las contrariedades, días tristes y socavones en el camino, soy feliz. Es una responsabilidad de aquellos que somos felices hacerlo saber al mundo y sobre todo intentar que los que nos rodean encuentren el camino a su propia felicidad.

Si algo me han enseñado mis viajes alrededor del mundo con la mochila a cuestas, con la diversa gente que me he ido encontrando y con la que he convivido, es que no es necesario tener muchas cosas para ser feliz.

Uno de los sitios en que la gente me ha parecido más feliz es en la Polinesia francesa. No tienen casi de nada, ni tecnología ni agua caliente y viven en casas de madera sencillas y muchas veces sin ventanas. Hay pocos hospitales y por lo tanto, menor esperanza de vida. Sólo hay algunas tiendas, donde únicamente venden chanclas y pareos; y tienen pocas cosas que hacer más que bucear por las aguas cristalinas de la laguna, pescar o tumbarse en alguna pequeña playa leyendo un libro. Van todo el día vestidos con una camiseta y el pareo, se levantan y se van a dormir con el sol, el clima ayuda, claro, pero también porque han aprendido a vivir con lo que tienen y no desean más.

Eso no significa que no vivan momentos duros, pues como os decía, hay islas en las que todo el contacto que tienen con la medicina es con una caja de aspirinas que pueden comprar en la única tienda a menos de un vuelo de distancia. La falta de salud puede ser uno de los impedimentos en el camino a la felicidad, pero aun así, si se está rodeado de la gente adecuada y con el apoyo necesario de aquellos que te quieren, se pueden extraer momentos felices pese la enfermedad.

Pero entonces me planteo, si tenemos la suerte de vivir en un entorno favorable,  con unas mínimas condiciones ¿cuál es el mayor impedimento para ser feliz? Si bien la salud es uno de los elementos que para mí pueden entorpecer la felicidad, pienso, sin embargo, que, en general, lo que más infeliz hace a la gente es la envidia. Aquel que le pincha los neumáticos a tu coche nuevo, el que no puede dormir porque su vecino tiene una vida amorosa excepcional, el que odia a los funcionarios por el horario laboral del que gozan o el que entre dientes te dice “qué suerte que tienes” de poder hacer una vuelta al mundo, pero no tiene ni idea del sacrificio laboral, personal y familiar, y el duro trabajo que te ha costado llegar allí.

Hay una diferencia muy grande entre la actitud de querer lo que tienen los demás o la de querer alcanzar lo que tienen los demás. Son dos caras de la misma moneda, pero la primera genera envidia y por lo tanto el malestar de querer algo que aparentemente no podremos alcanzar nunca, y la segunda supone el ponerse a trabajar por ello, enfocados y con determinación, para llegar a ese objetivo.

Por lo tanto, no vale quedarse en el sofá pensando en lo que me gustaría, en lo que tiene el vecino, en cómo me gustaría vivir mi vida: trabaja duro para tener una mejor calidad de vida, cambia para conseguir un mejor trabajo o un mejor horario, cuida las relaciones personales, mima a tus amigos y familia, apodérate de tu tiempo y disfruta de las pequeñas cosas, acepta y gestiona tus emociones. Constancia, perseverancia y objetivos, porque en el camino, a veces tortuoso, a veces cuesta arriba, o lleno de trampas y obstáculos, también está la felicidad. Porque no es una cuestión material, no reside en lo que tengas sino cómo enfoques tu vida, en tener tu propias metas y aceptar tus fallos disfrutando de pequeños momentos, en definitiva, la felicidad también es una cuestión de actitud.

 

haidecosta

haidecosta

Viajera independiente: más de 50 países visitados y una vuelta al mundo durante 6 meses y medio forman parte de mi experiencia vital y de mi formación no reglada. Deportista: practico habitualmente deporte, especialmente el running, el ciclismo -indoor y de montaña-, y la equitación, y soy titulada como técnico deportivo en hípica. Jurista: Llicenciada en Derecho por la Universitat Rovira i Virgili (Tarragona). Erasmus en la Universitat Julius-Maximilians de Würzburg (Alemania). Postgrado en Derecho Civil Catalán, Especialista en Mediación Civil y Mercantil y C.A.P. en Abogacía. Experiencia profesional: profesora de la Universitat Rovira i Virgili, Ex-Magistrada y abogada colegiada en 2003. Durante mis años como estudiante he trabajado de muchas otras cosas: modelo, azafata, comercial, camarera... y de todas ellas he aprendido algo. Publicaciones: colaboradora habitual en revistas jurídicas como Confilegal, Lawyerpress o El Jurista, en enero de 2015 inicié un blog de divulgación de derecho para acercarlo a las personas: www.desenredandoelderecho.com Ser Mapmaker es una actitud frente a la vida, vivir intensamente, sobresalir y ayudar a los demás a ver que el camino no tiene porqué estar marcado y que conseguir nuestros objetivos es posible, es un reto. Acepto el desafío. "Disfruta del pánico que te provoca tener la vida por delante. Vívela intensamente, sin mediocridad" W.Whitman

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterLinkedInDelicious

Fecha: 1 Junio, 2016
Visitas: 2.888
Categorías: Historias Home,
 
Mapmakers en Facebook Mapmakers en Twitter Mapmakers en Google Plus Mapmakers en Youtube Mapmakers en Pinterest Mapmakers en Foursquare Mapmakers en Instagram Mapmakers en Linkedin
Considérate empujado